ImagenLa ciudad de Silam acaba de caer en manos de Lostar, rey de Manlo, que quiere apoderarse de las minas de calantio, el mineral más fuerte de la Tierra, y de la reina… El rey, antes de morir, esconde a sus hijos Nilo y Lea en las minas, pero se produce una explosión y solo Lea consigue huir. En su escapada, encuentra a un dragón, Zágor, que conoce la lengua de los hombres y la lleva a la ciudad para que viva con los suyos. Lea propone a los dragones que la entrenen para convertirse en una guerrera Dragún y, a cambio, se ofrece para matar al monstruo Vlaken, que expulsó a los dragones de la isla de Xinji.

Cuando los dragones acceden, Lea no solo consigue vencer al Vlaken sino que, además, se hace con el tesoro mítico de los dragones: un rubí que le da el poder de la invisibilidad a ella y hace vulnerables a sus enemigos. En Xinji, Lea también descubre que Yoshamaat, padre del Vlaken, fue quien ayudó al rey Lostar de Manlo a destruir Silam. Confiando en sus capacidades de Dragún, Lea inicia la búsqueda del libro negro imprescindible para poder invocar a Yoshamaat y, así, enfrentarse a él. Pero Lostar se anticipa y, antes de que ella pueda reaccionar, la bestia destruye la ciudad de Manlo y deja a Lea malherida. La joven sabe que solo habrá un modo de vencer a la terrible criatura… aunque no va a ser nada sencillo: debe unir a dragones y humanos en la misma lucha y sacar partido del poder del rubí.