Etiquetas

ImagenAntes de nada, he de decir que aquí no puedo ser, de ningún modo, objetiva. Nicholas Sparks es un autor que me encanta, aunque sigo buscando un final completamente feliz en alguna de sus novelas (reto/propósito para 2013, :D). Aún así, tiene un estilo de escritura demasiado personal e intransferible, y los diferentes traductores de sus libros saben reflejarlo muy bien en las ediciones en castellano. Todos sus personajes tienen una complejidad psicológica aplastante, y eso lo veremos ahora reflejado en Querido John.

John Tyree es un muchacho rebelde que vive en Carolina del Norte. Después de pasar una infancia complicada sin madre y con un padre obsesionado con la numismática decide alistarse en el ejército para poder huir de su pueblo y de su disfuncional familia. Sin embargo, en uno de los permisos que se le conceden, volverá a su ciudad natal y allí conocerá a Savannah. Ella es su completo opuesto: una brillante estudiante, pasa el verano construyendo casas para los sin techo. Los dos jóvenes se enamoran perdidamente y cuando John tiene que reincorporarse a filas deciden esperar a que él pueda licenciarse de su carrera militar para poder emprender un proyecto de vida juntos. Las visitas de John a Savannah se suceden y en ellas el amor que sienten el uno por el otro no hará más que aumentar. John conseguirá además, con la ayuda de Savannah, descubrir el porqué del alejamiento de su padre y reconciliarse con él. A pesar de todo esto, algo que excede a su control sucede: los cruenles atentados del 11 de septiembre que sumen al país en la alerta roja militar. John tendrá entonces que tomar la decisión más difícil de su vida, la de optar entre el amor a una mujer y el amor a su país.

A mí me pareció un libro singular. Es capaz de trasmitirte de una manera espectacular las emociones, así que el autor consigue lo que yo creo que se propone: que odiemos a Savannah. Después de todo lo que pasa en el libro, que Savannah haga a John elegir parece un poco egoísta, ya que lo vemos todo desde la perspectiva de él.

Al principio del libro, John es retratado como alguien duro, borde, basto, sin escrúpulos. Pero luego te das cuenta de que John tiene su lado tímido, sensible, que empieza a mostrar cuando conoce a Savannah.

Esta novela tiene unos personajes muy buenos. Pocos, pero buenos. Ya he nombrado a John como protagonista indiscutible, pero hay que mencionar también a su padre, que ha sido uno de mis personajes preferidos. Su relación con John es entrañable, digna de ser leída; si algo me ha hecho soltar una lágrima a lo largo de la lectura, ha sido precisamente eso. Savannah, por su parte, es un personaje que cae en gracia, pero nada más. Su historia de amor con John me ha gustado, es bonita, pero nada del otro mundo.

Mención aparte tiene la película que, aunque me pareció bastante buena, que le cambien el final al libro no me convenció. El libro es bueno tal y como es, y creo que no debería haber sido cambiado.